miércoles, 14 de mayo de 2014

El Asperger no se contagia, conoce de él

El Asperger no se contagia, conoce de él.

Al hablar del síndrome de asperger poca gente sabe a qué te refieres, suelen pensar que esta es otra forma de llamar al autismo y aunque no están muy lejos de la realidad hay que resaltar diferencias y llamar a las cosas por su nombre.

El síndrome de asperger es un conjunto de condiciones mentales y conductuales consideradas una forma de autismo. Está caracterizado por las dificultades de integración social aunque con altos intereses en áreas que suelen ser poco comunes para niños entre los 7 y los 16 años. Según el Instituto Nacional de Trastornos Neurológicos y accidentes cerebrovasculares, “2 de cada 10mil niños nacidos vivos sufre del síndrome” Entre los 7 y los 16 años es cuando lo niños demuestran un severo desarrollo de esta condición. A diferencia del autismo los niños con asperger no presentan un desarrollo tardío del habla, no presentan retraso intelectual, por el contrario presentan un coeficiente bastante alto, las características más notables del síndrome aparecen más tarde aunque en el desarrollo mismo de su infancia.

Cuando tomamos en cuenta el tema de las relaciones sociales de estos niños con el mundo, con su entorno de escuela, familia etc. Entra en juego también el tema de los paradigmas de las mamás que muchas veces es por ellas que los niños se cierran ante los demás y no buscan pasar esta barrera de comunicación.

Hoy en día se habla de que el síndrome es más común, esto no es cierto lo que ocurre es que hay más información acerca de los síntomas, de los lugares y médicos que pueden ayudar con la detección de la condición y por eso se conocen más casos.

Muchas veces lo que creemos normal no es un código que los Asperger compartan, están desprovistos de malicia, de las reglas implícitas de los juegos, de chistes y de una serie de herramientas con las que las demás personas convivimos “normalmente”.